La alfalfa y sus usos medicinales

Entre las particularidades de la alfalfa está la de ser una planta con raíces tan profundas que le permiten absorbe gran cantidad de minerales que otras no pueden. Este quizá sea el motivo por el cual esta hierba es especialmente rica en vitaminas y nutrientes esenciales para que el cuerpo demanda para el crecimiento de los huesos y el mantenimiento de su salud, no por nada ha sido empleada como medicina alternativa desde el siglo VI por los asiáticos.

Lo que la alfalfa puede curar

Son numerosos los trastornos que pueden ser tratados con ella a través de ciertos remedios de eficiencia comprobada, pues la alfalfa es:

  • Diurética, lo que la hace perfecta para el tratamiento de problemas renales evitando la retención de líquidos y aliviando la inflamación
  • Perfecta para llevar nutrientes a los aparatos digestivo, urinario, óseo y glandular
  • Ideal para tratar laartritis
  • Una aliada del sistema inmune, reforzándolo en casos de dificultad
  • Preventiva para evitar accidentes cerebrales
  • Recomendada para la depuración de la sangre, el intestino y el hígado, adiciona a reducir notoriamente los niveles de colesterol malo
  • De gran eficacia para bajar las fiebres
  • Aconsejada en tratamientos alternativos de la tos ferina
  • Necesaria para hacerle frente a los estados de anorexia y malnutrición.

Pros y contras de consumir brotes de alfalfa

De todas sus partes utilizables, son los brotes de alfalfa los más recomendados, su consumo a primeras horas de la mañana actúa como un magistral desintoxicante del organismo para deshacerse de los ácidos que pudieran haber sido consumido a través de los alimentos y bebidas.

Pero esto no termina allí, del mismo modo, fortalece el funcionamiento de riñones e hígado, y previene – entre muchos problemas – alteraciones cutáneas, diabetes y  padecimientos asociados a la inmunidad, con la ventaja de que su consumo es tan sencillo y rápido como incorporar el brote a ensaladas o dentro de los sándwiches.

Posibles efectos colaterales

La alfalfa jamás debe consumirse de manera exagerada, con la excepción de sus hojas tiernas, ya que tanto los brotes como las semillas contienen un aminoácido que de ser ingerido en cantidades exorbitantes, pueden desencadenar síntomas del lupus.

Algunas aplicaciones de la alfalfa para tratar enfermedades

Cálculos renales

El germen de alfalfa es fuente inminente de vitaminas A, C, E, así como de Zinc nutrientes caracterizados por su increíble ayuda en la disolución de piedras renales; es por esta razón, que se aconseja sumarlos al menú semanal que quienes sufran de esta condición.

Diabetes

Al contribuir en la disminución de los niveles de azúcar en sangre, la alfalfa pasa a ser parte fundamental de la dieta de todo paciente diabético.

Artritis

Para este particular, nada mejor que las infusiones hechas a base de las semillas de alfalfa, por ser la parte de la planta rica en minerales.

Pérdida del cabello y calvicie

Únicamente con tomar a diario una mezcla de jugo de alfalfa, con el de la lechuga y zanahoria se lograra un coctel encargado de favorecer el crecimiento capilar y competir la pérdida del cabello.