La alfalfa y sus propiedades depurativas para adelgazar

Los que andan en la búsqueda de alternativas para adelgazar sacándole provecho a las propiedades naturales de los cereales, les conviene prestar atención y considerar la inclusión de la alfalfa debido a sus propiedades depurativas. Son estas, las que le confieren los atributos necesarios para ser recomendada como una planta coadyuvante  en los procesos de perdidas naturales de peso; asimismo, es perfecta para complementar, cualquier clase de dieta hipocalórica que se esté haciendo o pretenda llevar a cabo.

¡Adiós a unos buenos kilos demás, consumiendo alfalfa!

El impacto de la medicina naturista cada vez tienen mayor alcance, esta se basa en la indicación de distintos alimentos que debido a su composición, sirven para tratar cuentas afecciones, siendo la obesidad o sobrepeso una de ellas.

Cuando se habla de plantas para adelgazar, la alfalfa sale a relucir en los primeros puestos gracias a los resultados que se derivan de sus propiedades. Dentro de las dietas, cada alimento posee determinadas cualidades o funciones que contribuyen a que la persona se sienta mejor; en el particular de la alfalfa, son sus propiedades depurativas.

Una composición envidiable

De ahí que entender un poco más a fondo sus beneficios para perder peso, requiere de conocer la forma en la que se compone. De nombre científico Medicago Sativa, es una planta cuya estructura química se basa en hidratos de carbono, grasas y proteínas; a estos se le une un alto contenido en fibra y variedad de minerales entres los que resaltan el sodio, cobre, magnesio, molibdeno, magnesio, hierro, níquel, manganeso y zinc.

Respecto a vitaminas se evidencia la presencia de vitamina C, D, E, K, B12, riboflaina, ácido pantoteico, tiamina, biotina ácido fólico y piridoxina. Asimismo, la alfalfa presume tener en su haber sustancias hormonales con actividad estrogénica que la convierten en una gran ayuda para tratar la menopausia. y para finalizar, este complejo número de nutrientes arriban enzimas digestivas tales como la emulsina, peroxidada, invertasa, pectinasa, lipasa y proteasa, para contribuir a una mejora del funcionamiento del sistema digestivo.

Contraindicaciones de la alfalfa

A grandes rasgos, la alfalfa es bastante tolerada por casi todos los organismos, por lo que son pocos, los casos en los que puede provocar malestares como diarrea o flatulencias. Su consumo únicamente es desaconsejable en el particular de padecer alergias a las leguminosas; así como también durante el embarazo, pues no existen estudios suficientes que respalden su seguridad.

¿Cómo la alfalfa actúa en el proceso de adelgazamiento?

Derivado de su alto contenido en fibra, la alfalfa llega al estómago para permanecer más tiempo en él, lo que produce sensación de saciedad y, por tanto, mitiga el hambre. Por otro lado, es capaz de incentivar la motilidad intestinal.

Como depurativo, la evidencia científica apunta a que es un excelente desintoxicante, cuya actuación se basa en barrer las sustancias nocivas, entre ellas, el exceso de colesterol, ácido úrico y triglicéridos.

Formas de consumo

Puede ser consumida de muchas formas:

  • En ensaladas y sándwich incorporando sus germinados o brotes
  • En zumos combinado con otras verduras
  • En infusiones.