Evitar los cálculos renales y la descalcificación comiendo alfalfa

El cuerpo requiere vitaminas y sales minerales para su óptimo funcionamiento, ¿y qué mejor que obtenerlo a través de los alimentos? de esto, radica la importancia de incorporar a la dieta aquellos con propiedades que trabajen en pro de la mejora y conservación de la salud; entre estos, sin duda se encuentra la alfalfa.

¿Para qué sirve específicamente la alfalfa?

Conocida también como mielga, es una planta perteneciente al grupo de las leguminosas, esto implica que, su fruto es una vaina que cuyo interior alberga diverso granos que son sus semillas. Aunque al igual que sus hojas, estas son aprovechadas en múltiples maneras, lo cierto es que por lo general, lo que se come de la alfalfa son sus brotes que se consiguen tras germinar estas semillas.

Son precisamente estos brotes, los que gozan de contar con maravillosas propiedades alimentarias, entre las que se destacan copiosa cantidad de vitaminas, proteínas y sales minerales. Asimismo, en su composición sobresale el fitoestrógenos, sustancia encargada de contribuir a la reducción de los dolores malestares propios de la menstruación.

Pero esto no es todo, los brotes de alfalfa, traen consigo excelentes propiedades diuréticas, haciendo que su consumo regular sirva para disminuir las probabilidades de sufrir de cálculos renales.  Adicional a ser diuréticos, son altamente depurativos, favoreciendo la expulsión de toxinas del organismo.

Principales propiedades medicinales:

El calcio presente en esta planta la convierte en una de las más importantes alternativas naturales para prevenir la descalcificación; pero no solo esto, al contener fitoestrógenos permite además de combatir los síntomas de la menopausia – como se mencionó arriba – incrementar la producción de leche materna.

Por otra parte, y debido a la considerable cantidad de vitaminas, minerales y clorofila que la componen, se le atribuyen propiedades revitalizantes. La celulosa cobra protagonismo en la estimulación de la evacuación intestinal, por lo que se la considera, como un excelente desintoxicante y depurativo.

Beneficios de comer alfalfa:

  • Excelente aliado en la lucha contra los trastornos en mucosas o piel
  • Es perfecta para optimizar la correcta visión, inclusive por las noches
  • Incrementa la inmunidad, dándole fuerza al sistema inmunológico
  • Asegura el crecimiento correcto de los niños
  • Contribuye al buen funcionamiento del sistema nervioso
  • Da forma y fortalece huesos y dientes o los mantiene sanos
  • Aporta buen humor
  • Es un laxante suave que soluciona el problema del estreñimiento
  • Encara las flatulencias, gastritis y ulceras gástricas
  • Depura a través de la diuresis.

La ayudante de sistema digestivo

La alfalfa se caracteriza por facilitar la digestión, haciendo que los hidratos de carbono, proteínas y grasas se descompongan con mayor facilidad si se acompaña con su ingesta. Este factor es de gran interés para personas que presenten tendencia a digestiones lentas, con formación de flatulencias o dificultades de secreción gástrica.

El digerir bien los alimentos permite la correcta absorción de los nutrientes, evitando el sufrir trastornos carenciales por defecto de aprovechamiento. Del mismo modo, la riqueza en fibra de esta planta contribuye al tránsito intestinal, corrigiendo el estreñimiento.